Yo me lo cuento

Yo me lo cuento

 

2021

Desde hace semanas me veo como algo biológico, como un producto más de la evolución; hasta ahora nunca me había visto así; conciencio mis dolencias propias de la edad como algo fisiológico de la especie a la que pertenezco, algo natural que se ha venido repitiendo en todos los seres a lo largo de millones de años; y curiosamente al verlo ce esta forma me agobian menos mis problemas de huesos y articulaciones, de visión, de memoria y equilibrio, mi fascitis que me hacen ir por la vida como un perro cansado aunque pienso más en un león solitario sentado contemplando con nostalgia la estepa poblada de bulliciosos y salvajes animales, impregnados de esa salvaje juventud de la que él ya no puede participar.

Nicolás

Me he propuesto ayudar algo, aunque sé que es poco pero algo, al inmigrante del supermecardo, es un nigeriano negro, alto y grande, parece muy joven aunque con la mascarilla es dificil precisar su edad; se llama Nicolás y pide ayuda a la puerta con una voz que quiere ser angustiosa, sin acento aunque apenas habla español, lo cuál es raro (lo de no tener acento quiero decir), parece poco empático pero luego cuando hablas con él parece un tipo simpático y listo De repente he visto claro que tenía que ayudarle; hay pocas cosas que me afecten más y me produzcan más rabia que las imágenes diarias en TV de inmigrantes, niños, mujeres, jóvenes que imagino desesperados llegando a las costas españolas, o los cadáveres de muchos de ellos en las playas; cómo podemos permitir una cosa así; suelo colaborar periódicamente con 3 o 4 ONGs que se preocupan de inmigrantes y de los problemas del llamado tercer mundo (Médicos sin Fronteras, , Amnistía Internacional, Unicef), pero ahora me he dado cuenta que tengo a uno de esos inmigrantes pidiendo ayuda aquí abajo a la puerta de mi casa. Le he preguntado porqué no trabaja, ingenuo de mí, no tiene papeles y me ha explicado que para conseguirlos bastaría con un contrato de trabajo; y también o como alternativa unos mil euros, no he entendido bien si es para pagar a algún intermediario. En estos tiempos que corremos imagino que lo tiene muy difícil e irá para largo lo de conseguir papeles y trabajo, así que mientras he decidido ayudarle; hay algunas, no muchas pero bastantes personas que entran y salen del supermercado que ya le están ayudando, la mayoría con especies que compran en el supermercado; desde hace días tiene siempre un par de bolsas que deja a la entrada y que va llenando con los productos que le entregan; el otro día le pregunté qué necesitaba, tiene dos hijas pequeñas, y me dijo que zumo, leche le pregunté o zumo de naranja y eso zumo de naranja era lo que quería y le compré.