Volver a la tierra

No puede ser tan malo volver a la tierra,
la tierra minera de antracita de Guardo
junto a la clínica donde mi padre con tanto esfuerza curaba 
tierra de terrones compactados con tantas vidas
o a la tierra de Cantabria, donde tantos cossíos confluyen
o a la tierras de León donde yo nací y crecí con mi madre
y tuve hermanos, amigos y amores
o a la tierra de mi madre que ella traía de Mieres